MINDFUL EATING O COMER CONSCIENTE. QUÉ ES Y CÓMO PRACTICARLO

En qué consiste el mindful eating

El mindful eating o también conocido, comer consciente es una tendencia actual que consiste en aplicar la técnica de relajación mindfulness o conciencia plena a nuestras rutinas alimentarias. Cabe destacar que esto no es un tipo de dieta, sino más bien, una filosofía de vida basada en nuestra relación con la comida.

Así, el mindful eating consiste en poner atención plena a la hora de comprar comida, cocinarla y comerla. Por eso, se basa en la observación de sensaciones que se producen mientras realizamos estas prácticas, convirtiéndolo en una experiencia.

En consecuencia, comer consciente no solo se refiere al acto en sí, sino a todas las sensaciones que experimentamos antes, durante y después de realizar las comidas.

mindful eating

Cómo funciona la alimentación consciente

El mindful eating, al aplicar directamente técnicas del mindfulness, nos permite calmar nuestras emociones. Esto sucede porque la aplicación de esta técnica nos aleja de distracciones como el móvil o la televisión, y nos concentra en nuestra rutina alimentaria. Esto, a su vez, permite echar el freno a pensamientos negativos o limitantes que aparecen en nuestro día a día.

Por otro lado, también nos ayuda a combatir el hambre emocional, esto es, los famosos “atracones” en momentos de estrés, que acaban generando culpa y, en consecuencia, emociones negativas. Sin embargo, escuchando a nuestro cuerpo y adaptando nuevos patrones, es posible modificar estas conductas.

mindful eating

Técnicas de mindful eating

Estas son algunas de las técnicas recomendadas para la práctica del mindful eating. Recuerda que, si quieres sumarte a esta tendencia, es necesario acudir a un profesional que te explique cómo realizar correctamente estos ejercicios de atención plena.

  • Ponle actitud a la compra y a la cocina. Estar motivado es fundamental. Si vemos estos pasos como una obligación, tendremos una visión desacertada. Puedes proponértelo como un proceso creativo, e incluso marcarte retos personales para cambiar tu prisma y adquirir emociones positivas.
  • Antes de comenzar a comer, deberíamos conectar con nosotros mismos y contemplar si verdaderamente sentimos hambre. Esta técnica parte de la base de realizar comidas cuando verdaderamente tenemos sensación de hambre.
  • Usar platos pequeños, para dar la sensación visual de que están llenos. Eso sí, cuida bien las cantidades.
  • Destinar un tiempo concreto para comer. Olvídate de las prisas y tómate unos veinte o treinta minutos para disfrutar del momento.
  • Reservar un espacio para comer, libre de tecnología y distracciones.
  • A la hora de llevarte la comida a la boca, hazlo lentamente y mantenlo unos segundos antes de comenzar a masticar. Intenta visualizar sensaciones: olores, sabores, texturas, etc. Asimismo, se aconseja soltar los cubiertos entre bocados.
  • Cortar los trozos más pequeñitos también favorecerá a saciarnos antes.
  • Beber agua durante el proceso también contribuye a aumentar la sensación de saciedad.

Puntos a favor del mindful eating

minfdul eating

¿Por qué muchos se han sumado al mindful eating?

La respuesta es muy sencilla. Cuando introduces estas técnicas en tu vida, consigues conectar con tu cuerpo, e identificar verdaderas sensaciones, de hambre y saciedad. Consecuentemente, aumentas la capacidad propia de observación y consigues dedicarte un tiempo de autocuidado.

Finalmente, comer consciente nos permite responder a esas emociones negativas que provocan ese “hambre emocional”, en lugar de reaccionar impulsivamente.

¿Te ha gustado este post? ¡Compártelo!

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on pinterest
Share on email

También podría interesarte...