Cultivar en casa: objetivo conseguido con un huerto urbano

Si siempre has soñado con cultivar en casa tus propias frutas y hortalizas, pero tu vida en la frenética ciudad te lo hace imposible por la lejanía al campo, ¡estás de suerte! NortemBio te presenta en este post la solución a tu problema: los huertos urbanos.

Pero antes de comenzar a cultivar en casa… ¿qué es un huerto urbano? Cuando se habla de este tipo de huerto se hace referencia a un espacio cubierto o al aire libre que se dedica al cultivo de flores, hortalizas, frutas, plantas aromáticas… en una escala doméstica. El interés surgido en los últimos años por los productos ecológicos y la cultura que le rodean han propiciado e incentivado la creación de huertos urbanos, que ponen a las personas en contacto con la naturaleza.

Y ahora estarás pensando que, si cada vez hay más huertos urbanos, será porque tienen amplios beneficios. ¡Estás en lo cierto! Sobran motivos para cultivar en casa: el huerto urbano facilita tener siempre hortalizas frescas en casa con la posibilidad de dar un toque especial a tus recetas, genera satisfacción al saber que eres tú mismo quien ha cuidado esa huerta, contribuye en la creación de zonas verdes en la ciudad y, sobre todo, es útil para encontrar una alternativa de ocio sana que mejorará los hábitos alimentarios de tu hogar.

Seguro que después de conocer que cultivar en casa a través de huertos urbanos es toda una tendencia y que, además, aporta muchos beneficios para tu día a día, ya tienes totalmente claro que vas a dedicar un rincón de tu hogar a cultivar tus propias plantas. ¡¿Verdad?! Para ello, vamos a darte algunos consejos sobre cómo empezar tu próximo rincón favorito.

El primer paso es decidir en qué lugar colocar el huerto urbano, una decisión importante para su futuro. Para asegurarte que triunfe debes ubicarlo en una zona ventilada, recibiendo luz solar directa y con el espacio suficiente para poder situar un recipiente con profundidad para el perfecto desarrollo de las plantas y sus raíces. Para el segundo paso te tocará elegir bien las semillas o plantas que vas a cultivar en casa. Opta por sembrar aquellas que requieran de menos cuidados si es tu primera vez. ¡Te será más fácil y conseguirás experiencia para ir aumentando la dificultad!

Desde NortemBio queremos aportar nuestro granito de arena para que tu cultivo sea todo un éxito. Para ello, hemos lanzado la nueva Garden Box: un pack de productos esenciales para cubrir todas las necesidades de tu huerto. Si decides hacerte con ella, encontrarás un Reductor de pH ecológico, un Activador de Nutrientes y un Estimulador del Crecimiento, que se convertirán en tus perfectos aliados. ¡Todo un acierto!

Una vez que tengas el lugar donde vas a ubicar tu huerto urbano y las semillas que sembrar, es hora de ponerse manos a la obra. Para empezar a cultivar en casa, te ofrecemos algunas ideas para fabricar el tuyo con materiales totalmente reciclados, para aprovechar así los recursos y reducir la huella medioambiental.

Hazte con palés de madera

Intenta descomponer los palés en diversas tablas de madera con el fin de poder utilizarlas para hacer diversas formas. Parte de una base con forma de cajón y añádele tablas en vertical para elevar la base en altura o colgar maceteros aprovechando aún más el espacio. Para dar vida a tu huerto urbano, puedes pintar cada caja de un color o combinar varios de ellos, identificando los cultivos plantados en cada recipiente. Luego añade un buen sustrato para que las semillas elegidas crezcan con fuerza.

Reutiliza los neumáticos gastados

¿Tienes guardada alguna rueda de neumático gastada de algún coche? ¡Es tu excusa perfecta para empezar a cultivar en casa! Coloca un neumático, o más si quieres conseguir profundidad, y añade la tierra para empezar a cultivar tus semillas o plantas. Al igual que en el caso anterior, pinta y decora los neumáticos a tu gusto para crear preciosos huertos.

Diseña los mejores huertos en botellas de plástico

¿No puedes conseguir ningún palé ni neumáticos? ¡No te preocupes! Seguro que tienes muchísimas botellas de plástico de cualquier refresco a las que puedes dar una segunda vida. Usa una tijera para cortar la botella por la mitad de forma vertical y agujeréale el fondo. Añádele el sustrato y la tendrás lista para sembrar las semillas. ¡Recuerda que debe ser una planta que no tenga unas raíces muy grandes por la escasez de fondo que tiene una botella!

Haz tu jardinera con una caja de madera

Las fruterías de barrio suelen tirar muchas cajas de fruta a la basura tras gastarse los productos en venta. Puedes acercarte a cualquiera de ellas al final de la jornada y solicitar una. ¡Seguro que están dispuestos a dártela! Con las cajas de frutas puedes recrear una versión mini de los huertos hechos con palés y crear pequeñas jardineras más distribuidas por tu hogar para comenzar a cultivar en casa.

De forma general, existen muchos más elementos a los que dar una segunda vida que pueden convertirse en un huerto urbano, como un simple saco, un ladrillo o una lata metálica de galletas. ¡Da rienda suelta a tu imaginación y obtén maravillosos cultivos originales y creativos! Eso sí, recuerda siempre que deberás elegir la semilla y planta que más se adapte al tamaño del recipiente que tengas. Estamos seguros que nunca pensaste que cultivar en casa podría ser tan sencillo. ¡Disfruta!

Comparte en

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on pinterest
Share on email