combate el calor con polos helados caseros

Si has empezado a sufrir bochorno por las noches, si cuando caminas por la calle buscas cada rinconcito con sombra como si fuera un oasis o si te has planteado sumergirte en cada fuente pública que ves, significa que estás sufriendo por las altas temperaturas que trae el verano.

¡No sufras! En Nortembio no somos ajenos al caloret y en este post te enseñamos a plantarle cara a ritmo de polo.

Para el verano, lo ideal es hacer comidas frescas, ligeras y que no te hagan pasar más calor. Desde NortemBio te recomendamos que uses hummus para tus recetas. ¡Te sorprenderá lo fácil y rico que saldrán tus entremeses!

¡Prepara tus propios polos helados caseros!

Son sencillos, divertidos y muy gratificantes de hacer. Para ello, el mayor gasto de tiempo será el que destines a dejar que tus helados se congelen (una media de 4 o 5 horas). 

También son más nutritivos y saludables comparados a los que puedes encontrar en cualquier supermercado, no contienen aditivos y tú decides cómo de dulces los prefieres. En muchos casos no necesitas incluir ningún edulcorante, ya que la propia fruta se encarga de endulzar a los polos.

Utiliza moldes para dar forma a tus helados

Si no eres Houdini, necesitarás recurrir a los moldes para conseguir que tus polos se congelen y queden de la forma que más te guste. Además, deberás adquirir palitos de madera para no pringarte los dedos.

Te recomendamos que los moldes sean exclusivos de cocina, reutilizables y sencillos de lavar. Podrás adquirir este tipo de recipientes de forma sencilla en cualquier tienda o en Internet,

Consejo NortemBio: si eres tan vago como para no mover ni un dedo, puedes reciclar el vaso de los yogures (lavándolo muy bien previamente) y añadir una cucharilla para que sea tu palo de madera particular.

Usa nata, leche o yogur para añadir cremosidad

Estamos en verano y entendemos tu preocupación por mantener tu tipito después de la operación bikini, ¡pero un día es un día!

Al añadir yogur, crema o leche se consigue una suavidad y textura en tus helados que no se puede obtener de otra manera.

Cualquier tipo de yogur es bienvenido. De frutas, natural, azucarado, griego… al igual que la leche o nata. Puedes elegir entre productos más o menos grasos. Y si sigues con cargo de conciencia por las calorías, ¡tranquilidad!, existen muchos de estos alimentos en su formato light.

¡Compra frutas de temporada!

Para que consigas unos polos variados, te recomendamos que compres frutas que sean de temporada.

En verano no te será difícil encontrar sabores deliciosos e ideales para hacer polos helados. Arándanos, plátanos, aguacates, frambuesa, kiwi, limón, melocotón, mango, sandía, piña… tienes suficientes alternativas para todas tus recetas.

Polos de arándanos

INGREDIENTES (10 unidades)

Preparación

En un vaso, o recipiente para batir, añade los arándanos junto a el Ácido Cítrico Nortembio especial Alimentación y 80 gramos de azúcar. Tritúralo y resérvalo.

Separa las claras de las yemas, bátelas hasta conseguir montarlas al punto de nieve. En ese momento, agrega el resto del azúcar.

Mezcla las claras junto a los arándanos. Para que te resulte más fácil integrarlo todo, realiza movimientos envolventes con una espátula.

Vierte el resultado en moldes de polo, coloca palitos de madera y reserva en el congelador. Cuando quieras servirlos, recuerda sacarlos 10 minutitos antes para que sea más fácil de desmoldar y ¡a disfrutar!

Polo Flash, ¡más sencillo, imposible!

Si te ha parecido complicado dejar tu mezcla en los moldes y reservarla en el congelador o si se te resiste enderezar el palito de madera, ¡este es tu polo perfecto!

El polo flash es mucho mas fácil de hacer y te teletransportará directamente a tu más tierna infancia. Eso sí, no te olvides de comprar bolsitas o fundas con cierre zip.

Polo flash de sandía

INGREDIENTES (10 unidades)

Preparación

Pon en el fuego una olla con el agua y el azúcar. Retíralo dos minutos después de que comience a hervir y déjalo que se enfríe.

Quita todas las pepitas de la sandía. Es una tarea aburrida, pero lo agradecerás cuando no te pases la tarde rebuscando con un mondadientes. Añade a una batidora la sandia sin pepitas y el agua con azúcar.

Rellena las bolsas con la mezcla de la sandía y el almíbar. Te recomendamos que no las llenes por completo porque, cuando se congelen, los polos aumentarán de tamaño. Déjalos en el congelador por un mínimo de 5 horas.

Ya has visto lo divertido y fácil que es hacer polos helados caseros. Desde NortemBio te animamos a que hagas tus propias creaciones, así agudizarás tu ingenio y ¡estarás más fresquito en verano!

Comparte en

Facebook
Twitter
Instagram